Las 10 ciudades más bellas de Vermont, EE. UU.

© DonLand / Shutterstock
© DonLand / Shutterstock
Rachel Gould
Rachel Gould13 Abril 2018

Ubicado en la región noreste de Nueva Inglaterra, Vermont es muy conocido por su impresionante belleza natural y sus pintorescos pueblos coloniales. Esta es nuestra selección de los 10 pueblos más bonitos de Vermont.

Chester

La ciudad de Chester del condado de Windsor es famosa por los barrios históricos de Stone Village y Chester Village, ambos catalogados en el Registro Nacional de Lugares Históricos. Stone Village se caracteriza por el predominio de casas de granito (de ahí su nombre), mientras que Chester Village presenta la típica estética federal y colonial de Nueva Inglaterra. La ciudad es un destino turístico popular por su carácter, pero ese no es su único interés. A porte del Festival de Otoño (septiembre), en Chester hay posadas encantadoras, tiendas de antigüedades, galerías y excelentes restaurantes. Además, ofrece actividades para ciclistas, navegantes y esquiadores, ya que la ciudad está cerca de Okemo, Mount Snow y Killington. Si quieres vivir la experiencia Vermont por excelencia, Chester es el lugar de ambiente tranquilo y relajante ideal.

Fall Festival in Chester Vermont © Romrodphoto / Shutterstock
Festival de otoño en Chester, Vermont | © Romrodphoto / Shutterstock

Dorset

Dorset se encuentra en el corazón de las colinas del condado de Bennington, al sur de Vermont. Fundada en 1761, Dorset es donde se ubicaba la famosa taberna de Cephas Kent, el dirigente del movimiento que logró la condición de estado para Vermont. En Dorset también hay la cantera de mármol más antigua de Estados Unidos, que proporcionó el material para construir las aceras de la ciudad, la iglesia de mármol que hay junto a al pueblo o la sucursal principal de la Biblioteca Pública de Nueva York. Esta es una comunidad tranquila y encantadora del valle más elevado de la zona entre la ciudad de Nueva York y Montreal (Canadá), por lo que desde principios del siglo XX, cuando los artistas y habitantes pudientes de la ciudad descubrieron el encanto pacífico del campo, Dorset se convirtió en una localidad veraniega. Si buscas unas minivacaciones relajantes y reparadoras, este es tu lugar. Podrás nadar en la cantera, participar en el Festival de Teatro de Dorset y explorar el paisaje histórico.

Red Mill in Bennington County © Alaz / Shutterstock
Red Mill (Molino Rojo) en el condado de Bennington | © Alaz / Shutterstock

Grafton

Descubrir la belleza paisajística y los edificios históricos de Grafton significa trasladarse a los primeros días coloniales de Estados Unidos. En la década de 1800, Grafton era una lugar de paso popular para los viajeros que se dirigían a Albany, Nueva York a través de las Montañas Verdes. En consecuencia, en el pueblo se construyó un hotel que todavía existe, el Grafton Inn (anteriormente conocido como Old Tavern), que data de 1801 y sigue siendo uno de los hoteles más antiguos en funcionamiento de los Estados Unidos. Este pintoresco pueblo se encuentra en las montañas del sur de Vermont, y sus habitantes han restaurado muchos de sus edificios originales para conservar el aspecto típico de la arquitectura de Nueva Inglaterra. En Grafton se puede disfrutar de las montañas cubiertas de nieve y el esquí de fondo y pasear por la gran variedad de tiendas y galerías de la ciudad.

Grafton, Vermont | © Jay Yuan/Shutterstock
Grafton, Vermont | © Jay Yuan/Shutterstock

Manchester

Este es destino turístico popular para los habitantes de Nueva York y New England, e incluso para algunos europeos estos últimos años. El pueblo es famoso por sus outlets de fábrica y otros locales del centro. Ubicado en el condado de Bennington, Manchester ofrece muchas actividades recreativas, desde compras y restaurantes hasta esquí y senderismo. Manchester Village tiene una vibrante escena cultural repleta de museos, galerías, conciertos y representaciones teatrales, a las que se suma su encanto natural e histórico. Los visitantes pueden recorrer edificios antiguos, visitar ferias de artesanos y cenar en uno de los muchos restaurantes y cafés de la localidad. Aquí podrás experimentar lo mejor del auténtico Vermont del viejo mundo gracias a los puentes cubiertos y granjas rústicas que abundan en la zona, sin perderte la sofisticación que ofrece una localidad tan rebosante de cultura como esta.

Autumnal shot of the main street of Manchester Vermont in fall as the bright trees turn orange and red © Steve Heap / Shutterstock
Foto otoñal de la calle principal de Manchester, Vermont, con los árboles volviendose anaranjados y rojos | © Steve Heap / Shutterstock

Montpelier

Montpelier puede ser la capital del estado de Vermont, pero al ser la capital estatal más pequeña de Estados Unidos, posee todo el encanto y el carácter propios de una pequeña ciudad. Desde que se convirtió en la capital de Vermont en 1805, la vida de los habitantes de Montpelier ha girado en torno al gobierno… excepto por su vibrante escena cultural, muy variada, en la que los amantes del arte, la música, la historia y la naturaleza siempre encontrarán algo interesante. Aquí puedes visitar el Museo de la Sociedad Histórica de Vermont, la Galería de Arte TW Wood y la Casa Estatal de Vermont, pasear por el Parque Hubbard y la Biblioteca Kellogg-Hubbard, y perderte en mercados de agricultores y tiendas pintorescas. Como sede del Instituto Culinario de Nueva Inglaterra, Montpelier también posee una cultura gastronómica fantástica, sin duda encontrarás restaurantes y cafeterías donde disfrutar de la gastronomía local.

Skyline of Montpelier, Vermont | © Sean Pavone/Shutterstock
Horizonte de Montpelier, Vermont | © Sean Pavone/Shutterstock

Shelburne

Ubicado a orillas del singular lago Champlain, Shelburne es una zona residencial, exuberante y próspera de Burlington, la ciudad más grande de Vermont. Las tres principales atracciones turísticas de Shelburne son el Museo Shelburne, Shelburne Farms y Vermont Teddy Bear Company, además de un parque natural y una playa en el lago con un muelle para botes. Aquí podrás pasear por la finca Shelburne Farms del siglo XIX, formada por una residencia de verano de 110 habitaciones, un granero de cinco plantas y un patio de 8.000 m2 por el que dar paseos en carro, caminar por sus senderos o disfrutar de las representaciones teatrales que se hacen en los meses de verano y otoño. Los aficionados a la historia pueden disfrutar aprendiendo sobre el patrimonio de Vermont en el Museo Shelburne, donde encontrarán un faro real, barcos de vapor, graneros y una estación de ferrocarril, así como demostraciones diarias de cómo trabajaban antiguamente impresores, herreros y tejedoras.

Autumn colors of Shelburne, Vermont | © Hank Shiffman/Shutterstock
Colores otoñales en Shelburne, Vermont | © Hank Shiffman/Shutterstock

Stowe

Stowe es un destino ideal en cualquier época del año, aunque cuando atrae a más visitantes es en invierno, porque está muy cerca del famoso Stowe Mountain Resort. El imponente Monte Mansfield es el punto más alto de Vermont, perfecto para los visitantes a quienes les gusta el esquí y el snowboard. El pueblo tiene mucho que ofrecer: ferias de artesanías, museos y galerías, espectáculos musicales y teatrales y actividades de temporada como festivales de cine al aire libre. Stowe es impresionantemente hermosa durante todo el año, mundialmente famosa por el vibrante follaje de otoño, las colinas verdes que pueden verse en verano y los acogedores inviernos nevados. No importa si te apasionan las actividades al aire libre o si simplemente buscas un cambio de escenario impresionantemente bonito, en Stowe, una de las ciudades más singulares y queridas de Vermont, encontrarás lo que buscas.

Stowe's church tower early in the morning | © Sonquan Deng/Shutterstock
Torre de la iglesia de Stowe temprano por la mañana | © Sonquan Deng/Shutterstock

Waitsfield

LSituado en el corazón del valle del río Mad, en el condado de Washington, Waitsfield es un destino popular para los esquiadores que quieren explorar los alrededores de Sugarbush Resort y Mad River Glen. Como es común en todo el estado de Vermont, Waitsfield está rodeado de una belleza natural deslumbrante que ha atraído a numerosos artistas y restauradores de talento que se han instalado en la pueblo. Gracias a ellos, en Waitsfield hay varias galerías y estudios, así como salas de cine, salas de música en directo y siempre hay alguna representación teatral en cartel. Los amantes del aire libre pueden visitar varias granjas, recorrer mercados de agricultores y participar en actividades recreativas en plena naturaleza. Waitsfield es un lugar con un gran patrimonio cultural que ofrece un amplio abanico de actividades en un ambiente relajado y al mismo tiempo animado.

Small town of Waitsfield, Vermont | © Joseph Sohm/Shutterstock
El pequeño pueblo de Waitsfield, Vermont | © Joseph Sohm/Shutterstock

Weston

La pequeña localidad de Weston, situada en el condado de Windsor, ofrece a los visitantes la auténtica experiencia campestre de Nueva Inglaterra. Weston es el hogar de varios bed and breakfast, posadas y cabañas con encanto, todos ellos perfectos para pasar un acogedor fin de semana romántico o una divertida escapada familiar. Aquí puedes visitar las típicas tiendas rurales y boutiques que venden adornos navideños, bisutería y productos artesanales, además de conocer galerías y estudios de artesanía, todos ellos propiedad y llevados por familias. En Weston podrás cenar restaurantes y tabernas acogedores y elegir entre picar cualquier algo sin pretensiones o sentarte a comer un plato sofisticado; es el lugar perfecto para un hacer un cambio de escenario tranquilo en un entorno singular con un patrimonio encantador y bien conservado.

Classic holiday winter scene in a Vermont village with the snow covered Gazebo decorated for Christmas © Ann Moore / Shutterstock
Clásica escena Navideña en un pueblo de Vermont, con el Gazebo cubierto de nieve decorado para Navidad | © Ann Moore / Shutterstock

Woodstock

Woodstock, la ciudad y capital del condado de Windsor, es uno de los lugares más preciadas de Vermont. La ciudad se fundó a mediados del siglo XVIII, y sigue siendo encantadora, no en vano es la “localidad representativa de Nueva Inglaterra”: tiene su puente cubierto en el centro, su parque, su arquitectura Greek Revival restaurada, casas de estilo federal y georgiano, así como antiguas granjas y parques. Si das un paseo por el centro de la ciudad, podrás probar jarabes de arce y quesos en Sugarbush Farm. No te pierdas el Parque Histórico Nacional Marsh-Billings-Rockefeller, y si visitas Woodstock en otoño asistirás al fin de semana de cosecha anual de The Billings Farm and Museum, además de disfrutar de los alrededores, aunque son bonitos durante todo el año. Woodstock es el destino perfecto para sumergirse un fin de semana en el carácter colonial de Nueva Inglaterra.