Los 21 mejores platos que puedes comer en Filipinas

Pot of salmon sinigang
Olla de salmón sinigang | © VirtualWolf / Flickr
Katrina Escalona
Katrina Escalona13 Agosto 2018

La cocina filipina ha sido etiquetada recientemente como la “próxima moda” del mundo culinario. El país ha recibido múltiples influencias a lo largo de su historia, que sumadas a sus técnicas de cocina tradicionales y a la habilidad de los filipinos para combinar sabores y aprovechar al máximo todos y cada uno de los ingredientes a su disposición, dan como resultado una gastronomía sencilla y sin pretensiones que es simplemente deliciosa.

Adobo

Es plato filipino que conoce todo el mundo, el potente adobo. Se prepara estofando carne (generalmente pollo, cerdo o una combinación de las dos carnes) en salsa de soja y vinagre, granos de pimienta y hojas de laurel que le dan un sabor especial. Sugerencia para comer lo que sobre: separa la carne del hueso y fríela hasta que quede crujiente y tendrás unos sabrosos “copos” de adobo.

33374361143_e5a03d3d1d_k
Adobo de pollo con arroz | © Jack Lawrence / Flickr

Kare-Kare

Este sabroso guiso está hecho con salsa de cacahuete y, habitualmente, rabo de buey, pero también admite otros cortes de carne más carnosos. Muchos filipinos consideran que el kare‐kare está incompleto si no se acompaña con una porción de bagoong (pasta de marisco fermentada).

3494113750_b25ce01e20_b
Bol de kare-kare acompañado con una porción de bagoong | © dbgg1979 / Flickr

Lechon

Uno de los principales contendientes en la pugna de los mejores platos filipinos (junto con el adobo) es quizás el famoso lechon. Después de todo, es difícil superar a un cerdo sabroso, asado entero, con la piel perfectamente crujiente y una carne jugosa. La mejor versión de esta delicia pecaminosa se puede encontrar en la isla de Cebú, pero es habitual que se sirva en cualquier gran reunión o fiesta pinoy.

8309936552_ede72039d3_k
Lechón asado sobre carbón | © Whologwhy / Flickr

Sinigang

El sinigang es un clásico pinoy. Es un caldo agrio delicioso, generalmente fuerte si se le añade tamarindo (a veces bilimbi), que lleva diferentes verduras y algo de carne al gusto. Las variantes populares son el sinigang na baboy (con carne de cerdo), el sinigang na hipon (con gambas) y el sinigang na isda (con pescado).

8741298156_33c53ac422_k
Olla de camarón sinigang | © Yvette Tan / Flickr

Pata crujiente

Si no te puedes hacer con un lechon entero, siempre puedes optar por la suculenta pata crujiente. Básicamente, este plato consiste en freír a la perfección una pata de cerdo. Se sirve con una salsa para mojar a base de vinagre de soja con ajo y chile picados.

crispy-pata-275983_1920

Sisig

El sisig se sirve chisporroteando sobre una placa de piedra caliente, y es uno de los pulutan favoritos de los filipinos. La carne que se usa es, principalmente, la de la cara del cerdo (en Filipinas no se desperdicia ninguna parte del animal). En algunas versiones se añade mayonesa o huevo crudo para mezclarlo con la carne mientras está caliente, de modo que el plato adquiere una textura más cremosa, pero en la receta tradicional, esto se hace con los sesos del cerdo.

Sizzling Pork Sisig
Sisig de cerdo chisporroteante | © Bonchan / Shutterstock

Pancit Guisado

Uno de los platos filipinos más populares entre los extranjeros con amigos pinoy (debido a su presencia habitual en las fiestas de cumpleaños filipinas) es el pancit (fideos), y la variante más conocida es probable que sea el pancit guisado. Este plato de fideos se sirve como símbolo de vida longeva y, por lo tanto, es esencial en las fiestas de cumpleaños. Los fideos salteados se complementan con verduras y carne en rodajas (todas cocidas en caldo, salsa de soja y salsa de pescado) con un chorro de kalamansi exprimido al servir.

Pancit Guisado
Pancit Guisado | © dbgg1979 / Flickr

Bulalo

La compañía perfecta para un día fresco y lluvioso en Filipinas es un buen plato caliente de bulalo. Esta sabrosa sopa se prepara cocinando lentamente jarrete de res y médula ósea (dentro del hueso) en un poco de agua con salsa de pescado, cebolla y granos de pimienta a la que más tarde se le añaden algunas verduras. La provincia de Batangas en la región del sur de Luzón es conocida por este plato.

Bulalo
Bulalo | © Kim David / Shutterstock

Asado de cerdo

La merienda (algo que se come entre las comidas principales del día) favorita en Filipinas es la barbacoa de cerdo pinoy. Esta brocheta de carne dulce combina maravillosamente bien con el omnipresente arroz simple durante las comidas, pero no tiene nada de malo en dar un paseo a media tarde y comprar una brocheta a los vendedores que los asan en cualquier puesto callejero por solo PHP15 (0,27 €).

26550386053_09d8fd69f8_k
Barbacoa filipina de cerdo | © Glendale Lapastora / Flickr

Palabok

Chillonamente naranja y repleto de diferentes texturas y sabores, el palabok es otra forma muy popular de cocinar pancit. Se mezcla con una salsa de gambas, que obtiene este color tan característico con el achiote en polvo. Se completa con una variedad de toppings, como rodajas de huevos duros, chicharon triturado (chicharrones), finas rodajas de tinapa (pescado ahumado) y cebolletas.

2198987023_434c160475_o
Pancit Palabok | © DenAsuncioner / Flickr

Platos de desayuno filipinos ('silog')

Un desayuno filipino abundante consiste típicamente en carne, sinangag (arroz frito con ajo) e itlog (huevo). El nombre de cada plato varía ligeramente según la carne que acompaña al arroz y al huevo. Por ejemplo, un plato de tapa (carne curada), sinangag y itlog, se llama tapsilog. Un plato con tocino (cerdo curado dulce), en lugar de tapa, se llama tocilog. Y un plato con ganisa larga (salchichas) se llama longsilog. Estas generosas raciones de desayuno son una excelente manera de comenzar el día.

Tocilog plate
Plato de tocilog | © mabelleaf / Flickr

Bistek Tagalog

Bistek tagalog o filete de ternera filipino es una deliciosa mezcla de sabores salados, agrios y dulces. La carne de res en rodajas finas se marina en una mezcla de salsa de soja y kalamansi, se fríe y luego se cubre con cebolla caramelizada. Las cebollas son lo suficientemente dulces como para cortar y equilibrar los fuertes sabores salados y ácidos infundidos en la carne.

2993990161_4e0afa25f2_o

Lumpia frita

Otro plato que es frecuente encontrar en las reuniones filipinas es la versión pinoy del rollo de huevo, lumpia. Estos panecillos fritos se rellenan con carne picada y verduras y se sirven con una salsa agridulce. Al ser tan fácil de hacer, la lumpia es casi omnipresente en toda fiesta filipina si hay cocinar grandes cantidades de comida para la gran familia.

4941507780_9d823efc0e_b
Lumpia frita | © Star5112 / Flickr

Kaldereta de ternera

Kaldereta es un estofado filipino de carne de res super sabroso gracias a la salsa de tomate y la pasta de hígado. También admite sustituir la carne de res por cordero y mezclada en un festival de verduras en el que nunca faltan zanahorias, pimientos y patatas.

2535280083_a8191ae08b_b
Kaldereta de ternera | © Lenngrayes / Flickr

Dinuguan

Otro estofado filipino, aunque más excéntrico, es el oscuro dinuguan. Se elabora cocinando carne de cerdo y vísceras en sangre de cerdo y vinagre. A menudo se acompaña con puto, un pastel de arroz al vapor ligeramente dulce que es la pareja perfecta del sabor salado de este plato.

12492939103_b40d80ab1c_k

Inihaw na Liempo

Inihaw na liempo o panceta de cerdo a la parrilla son cortes jugosos de la que quizá sea la parte más sabrosa del cerdo, marinada y a la parrilla, que no deja de rociarse mientras se cocina. Dependiendo del sabor que se busque, se rocía con uno u otro adobo. El típico es una mezcla de cualquiera de los siguientes ingredientes: salsa de soja, salsa de pescado, ketchup de plátano, ajo, kalamansi, azúcar moreno, sal y pimienta. Este plato se come con las manos, mojando la carne en la sawsawan (salsa) que prefieras y una generosa porción de arroz normal. Una delicia.

6753304627_94c0b500c7_b
Asando el liempo | © Gina Andersen / Flickr

Ginataang Gulay

La gata o leche de coco es básicamente oro gastronómico. Cualquier cosa cocinada en gata está destinada a resultar fantástica. Si necesitas descansar los típicos platos carnívoros filipinos, basta con comer un plato de tus verduras favoritas cocidas en un poco de leche de coco. La calabaza y las judías verdes quedan excepcionalmente bien, y si necesitas que el plato sea un poco más potente, siempre se le puede añadir un poco de chile.

Gatanggulayjf4816

Pollo Inasal

Este sabroso pollo a la parrilla, el mejor de los cuales se hace en la ciudad de Bacolod, se marina en una mezcla especial de vinagre, kalamansi, jengibre y hierba de limón. Su apetitoso color marrón dorado se debe al aceite de achiote, que también se vierte sobre el arroz con el que se sirve. Sumerge el pollo en sinamak (vinagre especiado) para darle un toque especial.

8165883931_bd93dff0ef_k
Inasal de pollo y arroz servido en una hoja de plátano | © Nishat Khan / Flickr

Kilawin

El kilawin, también llamado kinilaw, es el ceviche filipino. Se prepara con marisco, y también con atún y tanigue, que luego se curan en vinagre y kalamansi. Por lo general, se le agrega cebolla y un poco de chile para que la mezcla de sabores tenga más cuerpo. El kilawin se sirve normalmente como aperitivo o puluta para acompañar la bebida.

3343086792_e3a1bc254d_o
Kinilaw de almeja gigante | © George Parrilla / Flickr

Arroz Caldo

Frecuentemente se come para desayunar o merendar. Es una papilla de arroz que se adereza con jengibre, ajo, cebolla y un caldo sabroso. También se agregan pedazos de pollo y huevos duros y las porciones individuales se completan con ajo frito, cebolleta picada y un chorro de kalamansi exprimido.

11043406233_480e714246_k
Bol de caldo con arroz | © Flippinyank / Flickr

Lechon Kawali

Aunque no todo el mundo tiene acceso a un patio trasero y espacio para asar a la brasa un cerdo entero, existen maneras de disfrutar de un buen lechon cocinándolo en un kawali (wok). La panceta de cerdo se cocina en agua hirviendo (generalmente con hojas de laurel, pimienta y sal) hasta que queda tierna. Luego, se deja secar al aire, se frota con sal y se fríe hasta que queda dorada. El objetivo es conseguir que la piel quede perfectamente crujiente y la carne tierna. Se acompaña de salsa de lechon o vinagre especiado.

15995214015_793067b754_k
Lechón Kawali con salsas adentro | © John Ong / Flickr