Las 8 religiones más antiguas del mundo

Mark Wang / © Culture Trip
Mark Wang / © Culture Trip
Simon Leser
Simon Leser24 Abril 2018

Aunque la mayoría de las religiones afirman que sus enseñanzas han sido consistentes desde el comienzo de los tiempos (cuando quiera que fuese ese comienzo), las tradiciones espirituales han aparecido y desaparecido a lo largo de los siglos con la misma regularidad que los imperios. Y aunque hay creencias tan antiguas como el maniqueísmo, el mitraísmo y el tengriismo que se han extinguido, algunas de las religiones y prácticas más antiguas todavía existen. Aquí tienes la lista.

Hinduismo (surgido entre los siglos XV y V a. C.)

El hinduismo no es una religión unificada por sí misma ni se organizar en un sistema de creencias distintivo, pero los hindúes (tal como se han identificado durante siglos como contraposición a otras religiones) siguen aproximadamente las mismas tradiciones centrales comprensibles por sus variopintos adeptos. El primero y más importante es la creencia en los Vedas, cuatro textos recopilados entre los siglos XV y V a. C. en el subcontinente indio y que son y las escrituras más antiguas de la religión. Este hecho convierte el hinduismo en la religión más antigua que existe. Desde entonces, ha evolucionado en una tradición diversa y flexible, que destaca, tal como expresa la académica Wendy Doniger, por su capacidad de “absorber desarrollos potencialmente cismáticos”. Hoy en día, en el mundo hay cerca de mil millones de hindúes.

Mark Wang / © Culture Trip
Mark Wang / | © Culture Trip

Zoroastrismo (surgido entre los siglos X y V a. C.)

Esta antigua religión indoiraní (conocida por los nativos como Mazdayasna) se remonta al segundo milenio antes de Cristo, y surgió en su versión actual de las enseñanzas del profeta reformador Zoroastro (Zarathustra), que según los historiadores vivió en algún momento entre los siglos X y VI a. C. (hay muchas discrepancias al respecto). Esta creencia, que tuvo una grandísima influencia en el desarrollo de la tradición abrahámica, fue la religión del estado de varios imperios persas hasta la conquista musulmana del siglo VII d. C., y todavía hoy sigue viva en partes de Irán, India e Irak. Por lo que parece, la siguen unas 200.000 personas.

Yazdanismo: Esta peculiar la religión, formada por tres variantes religiosas kurdas (practicadas entre los yazidis, los goran y los ishik alevis) que se agrupan bajo el neologismo yazdanismo (Culto de los ángeles), ha evolucionado a partir de una mezcla del Islam y un precursor hurrita de la fe zoroastriana. Concilian la existencia de los profetas abrahámicos con una doctrina de la reencarnación y la creencia de que hay siete “ángeles” que protegen al mundo. Esta creencia es una sólida base para considerar que esta religión puede ser tan antigua como el zoroastrismo.

Mark Wang / © Culture Trip
Mark Wang / | © Culture Trip

Judaísmo (surgido entre los siglos IX y V a. C.)

Es la base de todas las demás religiones abrahámicas, y el monoteísmo más antiguo que todavía existe (aunque de ninguna manera es la primera, ya que se dice que es una variación de una antigua creencia egipcia llamada Atenismo desaparecido en el siglo XIV a. C.). Se originó en los reinos de Israel y Judá, surgidos por primera vez en el Levante mediterráneo alrededor del siglo IX a. C. La religión adoptó su forma actual en el siglo VI a. C., fruto de la evolución de una creencia que adoraba a un dios estatal, basada en una cosmovisión politeísta a una creencia que rendía culto a un Dios “verdadero” que posteriormente se codificó en la Biblia. Actualmente es una religión seguida por entre 11 y 14 millones de personas, pero sus dos religiones sucesoras, el Cristianismo (siglo I d. C.) y el Islam (siglo VII d. C.) la superan en popularidad con un total combinado de 3,8 mil millones de fieles.

Jainismo (surgido entre los siglos VIII y II a. C.)

Esta religión de orígenes bastantes oscuros fue la religión dominante en el subcontinente indio (antes del surgimiento de la Hinduismo reformado en el siglo VII d. C.). Sus fieles creen en los tirthankaras, predicadores omniscientes del camino de Jain, cuyas características definitorias están marcadas por el ascetismo y la autodisciplina. Los dos últimos tirthankaras son figuras históricas conocidas: Parshvanatha (siglo VIII a. C.) y Mahavira (599 - 527 a. C.). Sin embargo, la evidencia arqueológica que prueba la existencia del jainismo solo se remonta al siglo II a. C. Se dice que en todo el mundo hay de seis a siete millones jainitas.

Confucianismo (surgido entre los siglos VI y V a. C.)

Igual que sucede con el Budismo, en el Confucianismo todo se debe a un hombre, en este caso, el político, maestro y filósofo chino Confucio (551-479 a. C.). Él mismo sostuvo que formaba parte de una tradición académica que se remontaba a una edad de oro anterior.

Aunque esta es la religión más humanista y menos espiritual de las que recogemos en esta lista, el Confucianismo proporciona una visión del mundo sobrenatural (incorpora el Cielo, el Señor en lo alto y la adivinación) influida por la tradición popular china. Desde que se recopilaron sus enseñanzas por primera vez en las Analectas una generación o dos después de la muerte de Confucio, la creencia ha pasado por varios períodos de popularidad e impopularidad en China, aunque sigue siendo una de las principales influencias de la religión popular china moderna. Se dice que los confucianistas estrictos suman unos seis millones de personas.

Budismo (surgido entre los siglos VI y V a. C.)

A diferencia de la mayoría de las otras religiones de esta lista, el Budismo tiene una historia bastante clara: comienza con un hombre, Siddhartha Gautama, también llamado Buda. Buda nació entre los siglos VI y V a. C. en las regiones más septentrionales del subcontinente indio (muy probablemente el Nepal) y fue el fundador y líder de su propia orden monástica, una de las muchas sectas (conocidas como Śramana) que existieron en la región mientras vivió. Sus enseñanzas comenzaron a codificarse poco después de su muerte, y hoy en día, las siguen de una forma u otra (con grandes discrepancias) al menos 400 millones de personas.

Taoísmo (surgido entre los siglos VI y IV a. C.)

El taoísmo se puede rastrear con bastante certeza hasta una obra atribuida al mítico Laozi (supuestamente contemporáneo de Confucio), el Tao Te Ching, cuya edición más antigua registrada data del siglo IV a. C. La religión evolucionó a partir de una rama de la religión popular china tradicional, y menciona a maestros y enseñanzas muy anteriores al Tao Te Ching, como por ejemplo, el emperador Amarillo que reinó entre el 2697 y el 2597 a. C y se considera un dios o el I Ching, un sistema de adivinación que data de 1150 a. C. Se calcula que actualmente hay unos 170 millones de chinos que creen en el taoísmo, y 12 millones lo siguen estrictamente.

Sintoísmo (surgido entre el siglo III a. C. y el siglo VIII d. C.)

Aunque no se codificó hasta 712 d. C. en respuesta al contacto con las religiones continentales (Confucianismo, Budismo y Taoísmo), el Sintoísmo es un descendiente directo de la religión popular animista de los Yayoi, cuya cultura se extendió desde el norte de Kyushu al resto de Japón desde el siglo III a. C. en adelante. Hoy, la fe es un relato unificado de la mitología japonesa antigua, marcada fuertemente por las influencias budistas, y seguida por la gran mayoría de la población del país (aunque solo una pequeña minoría lo identifica como una religión organizada).

Mark Wang / © Culture Trip
Mark Wang / | © Culture Trip

Nota sobre la metodología: antes de entrar en la datación, vale la pena mencionar que determinar la edad de una religión depende completamente de cómo se defina qué es una religión. Todos los sistemas espirituales tienen raíces en creencias que se remontan a milenios atrás, lo que significa que las principales diferencias entre cada una de ellas se encuentran en otros lugares, esto es en su codificación y uniformidad general, y en la edad de sus preceptos más amplios.

Por esto no se incluyen en este artículo las diversas tradiciones animistas y chamánicas (contando la religión popular china, que carece de coherencia y se basa en parte en las creencias taoístas y confucianas), así como el renacimiento moderno de religiones antiguas como el neopaganismo o el mexicáyotl (dos tradiciones que fueron erradicadas hace mucho tiempo y que pueden diferir de manera importante de su concepción original).

Del mismo modo, se omite el ateísmo, que, a pesar de su rechazo natural a la organización, se sabe que existe al menos desde el siglo VI a. C. (aunque sospechamos que es tan antiguo como los primeros pensamientos religiosos).